sábado, 9 de enero de 2010

ComoNube

...Aquel hombre de los ojos transparentes café claro, y  la mujer de la pálida piel, a veces eran  terriblemente apasionados, calmaban su sed, bebían  hasta la  saciedad sus cuerpos, sus cuerpos eran agua y sed,  siempre que él era sed, ella agua y viceversa. 

…Conozco el exacto punto de donde eres sed,
Conoces el punto exacto de donde soy agua..

Y a veces eran  apaciblemente tiernos, pero casi  siempre les alcanzaban las noches y los días  para expresarse con  los diversos matices del amor.


En los brazos de ese hombre, el cuerpo de ella perdía peso,  se volvía leve,  tan leve, tan ligero, que el espacio que ocupaba su cuerpo entre  la cama, el cuerpo de aquel  hombre y las sábanas,  era el justo para volar.

En brazos de ese hombre…  la mujer de la pálida piel  siempre se sentía tan ligera, tan leve,  como de papel, como de  humo, 
                           como
                                       nube

                                                   ...
                                                            ... 

                                                                    ¿Será  nube en  brazos de algún otro hombre? 

                                                                                                                                              ...
                                                                                                                                                 ...



1 comentario:

aztlán dijo...

Si lo es, será nube con lluvia. Nube negra y triste, nube nostálgica.